martes, 28 de mayo de 2013

PORQUE HOY ES VIERNES

Y no hay nadie en la aséptica ventana.
Porque todos pasean por la hierba.
Porque las manos acarician una melena.
Porque en la calle todo está ya preparado.
Porque todo es potencia y esperanza allá.
Porque alguien bebe y se refresca y se emborracha y olvida.
Porque no te has dado cuenta, no has podido.
Porque tú no has dejado de pensar en estas ocho horas de silencio.
Porque ter has quedado en casa sola.
Porque hoy es viernes y parece todo menos eso.

domingo, 26 de mayo de 2013

Y/O

La vida, ciertamente,
da pocas alternativas,
o eres oso o eres doncella,
no se puede elegir ser princesa guerrera
o caballo anónimo.
Por eso, si es que puedes,
el que veas una puerta entreabierta
y hagas la retirada a tiempo y necesaria
es virtud de sabios y discretos.
Pocas palabras,
pocos ensayos.
Hazlo ahora
o la bisagra
te atrapará fuera para siempre.

jueves, 23 de mayo de 2013

CON SOLUCIONES

No quisiera llenar huecos con tamo,
si tengo un árbol que sostiene el nido.
Tú me vendes cual catálogo de feria
el gato de escayola,
la pareja de negros,
el príncipe valiente.
No me llenes la agenda con birloques,
ni apagues mis incendios con cemento.
No parece que te hayas dado cuenta
de que en mis planes de futuro solo entra
que estés aquí,
ojos y orejas,
que estés aquí
con soluciones.

martes, 21 de mayo de 2013

Chineasy, ideas inteligentes

No ocurre con todos los idiomas (aunque podría ocurrir), pero parece que sí con los idiomas ideográficos como el chino o el japonés: la idea lleva a la forma y la forma a la idea, es decir, el lenguaje no es del todo arbitrario. Y por tanto, es relativamente fácil aprenderlo mediante trucos mnemotécnicos. 

No ocurre con todos los idiomas, pero la idea es buena. Aboga por la sencillez y, por tanto, es elegante. Y lo elegante es eficaz. Porque atrapa. Porque lo inteligente da vida y, a veces, hasta da dinero. 

No ocurre con todos los idiomas, pero solo hay que trabajar en ello. 

Chineasy






martes, 14 de mayo de 2013

AIRE, HOMBRE, LOTO, ROBLE

Bendigo cada centímetro de persona (pero humana)
que me ha tocado últimamente.

Bendigo los pies que me acompañan
y las piernas que, columnas, siguen agarradas a mis piernas.

Bendigo al suelo, por aguantarme,
bendigo al aire,bendigo al hombre.

Bendigo a las mujeres que me gustan,
bendigo a quien sabe cuando lo sabe y porque lo sabe.

Bendigo al padre, por sostenerme,
bendigo al loto, bendigo al roble.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Miedo 1 - Eficacia 0


Una ve, escucha y admira charlas en TED donde amigables speakers te cuentan cómo han superado sus barreras iniciales, cómo se han convertido en hackers de la vida, reventando los principios establecidos que nos apegan a la misma tarea (equívoca) realizada una y otra vez.

Pero una vive en España. O en Europa. O quizá en esta sociedad. No me encuentro en disposición de delimitar dónde está el problema.

El caso es que este país/mundo/planeta crucifica el fracaso. O mejor dicho: dice que el intento, la variación, la rectificación o el mismo proceso de cualquier actividad es fracaso.

Todos tenemos en mente a esa vecina o a nuestro padre o incluso a nuestro mejor amigo chismorreando porque nuestra empresa no nos ha hecho ricos, porque nuestro matrimonio ha finalizado tras veinte años de ¿felicidad?, porque nuestro jefe nos ha despedido. “Es que… este chico… qué cabeza loca” “En vez de buscar la estabilidad”

Como en el juego Infect, Evolve, Repeat, hacemos LAS actividades (y no otras) TODOS los días, y cualquier cambio en ese PLAN es un fracaso.

Pero vayamos por partes. La estabilidad… ¡El falso principio de estabilidad! La estabilidad es buena, nos ancla, nos arraiga. Pero ¿en qué estamos basando nuestra estabilidad? No soy yo quién juzgará esto, cada cual sepa, pero ¿realmente merece la pena agarrarse a nada en este mundo cambiante? Que no cunda el pánico, no es que el universo sea un caos de destrucción, es que el cambio es inherente al sistema y esto te lo va a decir cualquier libro de autoayuda (los malos incluidos) Se está entendiendo muy mal la estabilidad. La estabilidad te la da tu pequeño círculo de seres queridos, tu paz interior (me pongo mística, pero que cada cual entienda lo que quiera con “paz interior”)

Cuando leo libros escritos por norteamericanos (y cualquier que me conozca sabe que no soy fan de esta sociedad en particular) me maravilla que la solución a sus consejos sea “Recuerda todos los trabajos en los que has trabajado” ¿Ein? ¡Soy español! ¡Iba para funcionario! Con suerte, he tenido 2-3 curros que hayan merecido la pena. Saltar de trabajo en trabajo no es una opción. No hablo de en esta coyuntura actual, (síííííí “con la que está cayendo”), hablo de los últimos 50 años. El trabajo debe ser monótono, conocido, calmado, finalmente, estable (mal entendido) Infect, Evolve, Repeat, de nuevo.

Ídem para las parejas disueltas (y no hablo por experiencia propia, pero tengo ojitos) o de las hipotecas impagadas. El problema no es el gasto económico, la desazón de perder a tu compañero/a, recomenzar...

Hablo de que cambiar de trabajo, irse de casa, iniciar una relación… es arriesgarse y arriesgarse es la MUERRRRTE, es arriesgarse no a quedarte sin trabajo, no a quedarse sin dinero, no a la soledad, sino a que tu vecina/padre/amigo hable mal de ti, al juicio social, al qué dirán galdosiano. Se hacen las cosas automáticamente, sin cuestionar absolutamente nada. Somos de naturaleza obediente y jamás nos enfrentaríamos al que consideramos un superior. Hay una manera de hacer las cosas: bien; el resto es erróneo. Y ese es el freno de todo.

Además, en este mundo de despidos a dedo por causas X nunca relacionadas con tu propio ser o bondad empresarial, nos arriesgamos a crucificar a toda la población (más de 6 millones de "fracasados" dicen las últimas estadísticas)

Y he ahí una de las madres de todos los corderos: nadie se arriesga a nada, nadie aprende nada, nadie invierte tiempo ni dinero, nadie trabaja en mejorar lo pequeño o lo grande.

Aturdidos en la Ley de Parkinson y acomodados en el Principio de Peter a veces creo que tenemos lo que nos merecemos.

lunes, 6 de mayo de 2013

LÍA NUNCA PIERDE

Lía nunca pierde

I.G.M.

La cultura es analfabeta,
como el Ministerio del Amor es una trituradora.
La verdad desorienta y mucho,
el exilio empieza en el umbral de mi puerta.
Nunca he sido de este sitio,
nunca celebré mis cumpleaños.
Alguien dijo que el hombre acecha
y no se equivocaba ni el año que tardaron en matarlo.
Para bien o para mal nada se mueve,
pero se nos olvida con la primavera.
Creo que el gobierno compra flores
para que se nos olviden todas las tristezas.
Me ponen triste y sola
las películas de playboys urbanitas
y también las comadres que mienten, que se mienten
generando nuevas vidas de teletienda.
Solo puedo confiar en la comida de mañana,
en los fideos a la valentinesca,
porque eso es el ancla que me agarra,
porque Lía nunca pierde,
porque Lía, a veces, gana.

jueves, 2 de mayo de 2013

HA PASADO UN TANQUE

Ha pasado un tanque silencioso, que llamaba a las puertas incluso,
ha pasado y, poco a poco, hemos ido montando en sus ruedas,
riendo como niños que descubren maquinaria nueva,
qué divertidos hemos estado
viendo el mundo de los otros ahí subidos.

Nunca ocurre nada y todo sucede,
una y otra vez la misma escena,
y el tanque sigue comiéndose las calles.

Ni siquiera los que pensaron el futuro, allá en los 60,
se imaginaron que nada cambiaría.
La decepción más estrepitosa:
era plano desde siempre.

Hemos sido imparables, otras veces fuimos
más pájaro que libélula, y ahora
ya no hay bebés, ya no hay cigarras en la siesta.

Y puedo seguir sentada en la puerta de mi casa
viendo pasar mi propio entierro,
y puedo proyectar los más de veinte años que me quedan.

Pero ya ha pasado el tanque
y ha dejado aplastada la tierra, 
los sueños 
y las plantas que crecen en la carretera.