lunes, 4 de noviembre de 2013

ERA ESTO

Reconozco que podría tener miedo
si me escuchara a diario,
si atendiera a las razones
que parece darme el cielo.
Reconozco que no tiene sentido
esto que hago,
esto de deambular por pasillos invisibles
confiando en mis pasos que ignoran.
Pero todo juego puede jugarse dos veces
y es pura estadística ganar una más una.
Un tropel de hojas de árbol revoluciona mi memoria
(una puerta, una cuenta de tuiter, escaleras,
una mesa bien puesta, mi casa, un sofá blanco,
el paro, el vacío, la sonrisa)
Vivir más,
escribir menos,
aprender a escuchar era esto,
samadhi era esto,
la paciencia era esto,
la sanación era esto,
el trabajo era esto,
la felicidad era esto,
la amistad era esto,
yo era esto,
y estuvo aquí delante
todo este tiempo.