martes, 14 de octubre de 2014

COSAS QUE TE PIENSO

Es absurdo intentar ponerle nombre a esto.
Aprender a reconocer tu cansancio
mientras caracoleas con tu mano en alto
con esa danza que quieres enseñarme.

En ninguna parte hay palabras para esto
que es tierra y duelo
y miedo y fuerza.

Esto no es lenguaje, ni es Historia,
ni es invento de los hombres.

Te miro y lo sé:
lo poco o mucho que sabes,
tus brazos alrededor de mi cuello.
No lo sabía, pero ya entonces
estaba esperándote.

Algo de verdad sincero,
pura fibra.

Estas son, hijo mío,
las cosas que te pienso.

No hay comentarios: