martes, 6 de octubre de 2015

Eres un héroe

Tú eres un héroe
porque tienes un hijo
y lo alimentas con transgénicos,
con tu leche, con tu sangre, con tu sudor.
Eres un héroe,
tú que sabes que hacer lo correcto
no siempre es lo correcto.
Héroe,
inocente que dice la verdad,
que quiere hablar claro
de lo que nadie pronuncia
por si la mácula del dinero o de la pobreza
se quedara pegada al paladar,
que quiere comprender y no ignora,
que si ignora, busca,
que le inspiran indulgencia los órganos vitales.
Tú, de verdad, eres un héroe
al que no se le oyen los pasos
sobre las hojas mojadas.
Repite cada mañana a tu imagen
"soy un héroe, soy un héroe"
porque eres
estrictamente,
sin poner ni quitar nada
un humano persona,
un no personaje humano.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Hidalgos (primera aproximación)

Mira, no cojas el nombre de la familia
para vender un coche más grande.
Sé que somos una raza
de timo irresistible.
Nos engaña la hidalguía
que no puede tolerar que se entere nadie
de que hoy no has fundido dos tarjetas.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Nuestra tripulación

"Allí mis pequeños ojos"
Federico García Lorca

Se nos encoge la tripulación
porque este siglo tampoco va a ser fácil.
Han corrido en el trabajo,
han perdido el cuenta-esperanza.
Solucionaría algo su respuesta
asomada a la piscina de sal, sal que seca.
Toda la actualidad se encuentra
en la noche del pasado.
El problema es el destinatario indicado para el hombre:
no se admiten devoluciones
a un mismo remitente.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Esta revolución que llega

Va a haber una revolución,
y no habrá flores.
Habrá una revolución,
serán los mismos.
La revolución que viene,
nadie creyera, nadie cree ya.
Y es que la revolución,
y no hay respuesta.
Cuando la revolución,
cuándo la revolución.

Mientras, las hormigas,
han hecho su verano de casa al árbol,
de Madrid a Milán, han hecho un nido,
y han trabajado menos
que tus catorce horas,
que tus cuarenta iras.

jueves, 9 de julio de 2015

No sabes nada

Estoy triste. Un poco por mí. Pero sobre todo, por este mundo.

Estoy triste porque veo a mucha gente buscando la igualdad entre personas, pero siempre hay algo que falla: o no son padres y entonces no entienden a los padres, o no son mujeres, o no son hombres, o no son empresarios, o no están en el paro, o no les han cortado la luz... y entonces se va a la mierda el buen propósito. No tenemos todos los puntos de vista y así la empatía no funciona. Y no sé si queremos saber. Es más fácil opinar sin saber. Sabiendo la cosa cambia y es un rollo.

"Te entiendo, pero..." A la mierda tu pero. Esto no es "o conmigo o contra mí", es que si no estás conmigo no estás contigo tampoco. Siempre hay que estar del lado de los que estamos porque somos lo único que tenemos.

Estoy triste porque las personas ya hace tiempo que son cosas.  "Carga familiar", "recursos humanos", "consecuencias". Muy duro. Consecuencias. Tú eres tú y tus consecuencias de mierda que no deben salpicarme a mí en mi torre de marfil. Fus fus, que me manchas. Tu enfermedad, tu problema, tú.

Estoy triste porque los que representan a la familia en este país (aunque haya alternativas, pero son invisibles, parece ser) son unos trasnochados que no saben qué coño es una familia ni les importa un carajo su familia. Ponen la cara y se piran. Pro vida. Pro cojones.

Estoy triste porque estamos confundiendo libertad con "yo no elijo eso ni muerto". Y eso no es elegir. Porque no se puede elegir. Elegir es tener opciones. Si las opciones son "malo" y "ni de coña elijo malo" no hay mucho más.

Estoy triste porque en este mundo hay un camino como la vía del Escalextric y si te sales por cualquier motivo descarrilas para siempre. O casi.

Estoy triste porque me encuentro requisitos surrealistas en ofertas de empleo como "calzar un 37" (sic) o "estar disponible 24 horas al día. 300€" Y no es por el dinero, es porque ¿qué mierda de sociedad es esta en la que hay una persona 24/7 para ti? Ningún trabajo debiera ser 24/7 excepto los de salvar vidas (y, recordatorio, un banco no es una vida). No calzo un 37, ni salvo vidas. Tampoco hago crecer el dinero. Chao.

Estoy triste porque cada vez hay más aros que pasar. El máster. La oposición. La reválida. El C2. Aprender no es eso. Y la tierra prometida, tampoco.

Estoy triste porque los árboles se mueren y no es metáfora. Los árboles de mi alrededor se están muriendo y se caen ramas que matan a personas. "Pasáis de mí, os llevo por delante". Este es el mundo.

Estoy triste porque una se esfuerza en sacar adelante su vida sin joder la vida de los demás. Pero parece ser que soy demasiado idealista. Y es que idealista es una puta web de pisos. Ahora ser idealista es eso.

Estoy triste porque nos están vendiendo una moto de 500 cc en la que nos atacamos entre nosotros. No es que el hombre sea un lobo para el hombre, es que el hombre, como el lobo, ataca si siente miedo. Y antes de que me devoren voy a mandar devorar a otro. "La culpa es de las feministas", "no, es de la RAE", "qué va, es de Grecia", "no, no, la culpa de de los padres, que las visten como putas". MOTO GP.

Y por eso estoy triste. Por estas cosas que me pasan. Pero estoy más triste por estas cosas que veo.

En todo caso, gracias por leer.

domingo, 14 de junio de 2015

La mariposa en Japón

Voy a blindarme las vísceras
desde el cuello hasta la tibia
y así no escuchar lo que pasa
cuando hago lo que realmente quiero.
Confieso que es duro saber
que una decisión mía
bastará para arruinaros.

martes, 9 de junio de 2015

No sé trucos

Yo amo en silencio,
tan inadvertida
que nadie imagina
que sufro o lamento,
que muerdo el polvo.
Yo amo tan por lo bajo
que se confunden interés y tasas
y a nadie le renta.
Yo necesito tanta ayuda
como cualquier otro,
pero como no sonrío,
quizá no la merezca.

miércoles, 3 de junio de 2015

Audaz vacío

No pienso responder a la provocación:
"¿Qué vas a hacer con tu vida?",
dice una señora desconocida en mi corazón en expansión.
No pienso hacerla caso.
No es un desastre
echar los pies a la tierra sin zapatos.
No soy un desastre,  sé lo que digo.
Otra cosa es que a nadie le importe
que le cuente cómo sé lo que sé
o que mi ambición sea comer más limones,
amarillos frescos brillantes.
Que mi superpoder no sirva para nada en Wall Street.
O que  no me guste Wall Street.
Que haya elegido mal el bando
y me haya quedado con lo anónimo ilegible
en lugar de con el rataplán audaz vacío.

El viaje a Ítaca

¿Y si, al final,
no hubiera ningún Ítaca?
¿Y si todo es la pluma de Dumbo
para vender más agendas con frases y pegatinas?
¿Y si la meta fuera seguir respirando?
¿Y si Ítaca estuviera ardiendo?
¿Y si no quiero ser un líder?
¿Y si "queremos ser titanes" fuera un mal consejo?
¿Qué pasa con las ardillas, los ratones, las pelusas
y otros seres no titánicos con los que compartimos existencia?
¿Y si, simplemente, no quiero hacer el viaje?
¿Qué hago si no quiero hacer el viaje?

Salvaje y liana

Tú no sabes por qué ocurre lo del sol,
pero te basta creer en el ello.
En el centro de mi isla hay un hoyo inmenso
y, sin embargo, no cabe un tesoro.
Voy a trabajar en ser como tú, salvaje y liana.
No voy a cavar más hondo.
Espérame. Ya llego.
He ido a buscarte
entre papeles que no voy a leer,
lo que queda de mí misma.

jueves, 28 de mayo de 2015

La noche no hace prisioneros

Pensando con amoración en I.

Tengo la cabeza
hecha un azul cielo
largo rato ha
de las cornisas y tejados.
No, no. Para. Eso ya no vuelve, bonita.
Vale,
pues sólo quiero decir que tengo miedo.
Que aunque creces y eres madre
y tienes hijos y luchas
no dejas de tener miedo.
Te vuelves cínica o rancia o sabia,
manejas mejor a las personas
o pones fin a manejarlas y te liberas.
Pero sigues teniendo miedo
a que te dejen sola,
a ser tonta y dejar que te dejen sola,
a no hablar de lo que te preocupa de verdad
(que no son precisamente los azul cielo),
a perder más tiempo, a no ser útil, o peor, a no sentirte útil.
Y a veces quieres acabar con un verso que lo cambie todo:
"venga, no pasa nada,
la poesía podrá salvarnos".
Pero no.
Tienes miedo, eres débil y eso es lo que,
es una hipótesis,
puede darte algo.
vives el miedo del niño
sin que el miedo de adulto te toque.
La noche no hace prisioneros,
al menos eres libre de sentir pánico y angustia.

miércoles, 6 de mayo de 2015

No es fácil acer las cosas mal

No es fácil hacer las cosas mal.
Pero he aquí unos consejos.
Pide a alguien que te anule,
que no te deje pensar y cuando empieces,
que te pare.
Aun así,
no es facil hacer las cosas mal.
Pide que no te dejen dormir. Cada dos horas,
un grito de lechuza y alarma.
Aun así,
no es facil acer las cosas mal.
Pide un ordenador lento, que se atasque, que te enerve, que, sobre todo, te avergüence delante de tus clientes.
Y si consigues que coincida
con el mantenimiento de WordPress...
¡éxito asegurado!
¿Dices que, además, se le caen un par de teclas?
¡Magnífico!
Aun así,
no es facil acer las csas mal.
Que te digan lo mal que lo haces, que te den ayuda y te la quiten
porque es muy importante
que estés casi siempre solo.
Aun así,
no es fcil acer las csas mal.
Una montaña rusa de los planes,
hoy arriba vamos con todo,
mañana abajo todo se hunde.
Aun así,
no es fcil acer ls csas mal.
Quizá para aderezarlo falte
que cuando asomes la cabeza
te partan algún que otro diente
o lo que es lo mismo,
que afirmen con razón
que el ascenso no ha servido para nada.
Aun así, te aseguro,
no s fcil acer ls csas mal.
Preocúpate de alguna cosa y ponle amor al asunto
y después que te lo asalten, te lo escupan y fusilen.
Aun así,
mira que no s fcil acer ls csas mal.
Y si le quieres poner la guinda
a este pastel de desastres
no se te olvide ir corriendo,
quitarle a cada hora un minuto,
que  no se note qué ha pasado,
pero que siempre falte algo.
Aun así, escucha,
de verdad qe no s fcil acer ls csas mal.
Y cuando ya te sientas solo,
cuando el save our souls no llegue
y ya sepas que no vale una mierda lo que haces,
quiero que recuerdes una cosa,
como el mantra que pueda salvarte o refugio:
hacerlo bien
no es fácil
y ya lo estás haciendo
respirando.

viernes, 27 de marzo de 2015

Quedarme donde estoy

Yo quiero montar en bicicleta
e ir en  manga corta por calles de adoquines.
Yo quiero oler a hierba
y ser tormenta y siesta.
No puedo seguir con este carro,
no soy lo que yo pienso
ni quiero que lo creas.
Yo quiero marcharme sin marcharme,
quedarme donde estoy
y no quedarme quieta.

miércoles, 25 de marzo de 2015

HUBO TAMBIÉN

Hubo también
quien quiso ser princesa
para explicar los errores
y no soltar el trono en el dilema.
Vimos quién pudo hacerlo diferente
si el cielo, hados, cuerdos
lo hubieran permitido.
Dinámicas de siempre,
grupos monopersonales,
un sueño que se destroza,
pero no cae en el olvido.

lunes, 23 de marzo de 2015

No dejes que la oscuridad

Todos nuestros hijos
tienen nombres hermosos.
Tú podrías ser mi hermano,
¿por qué ese obstáculo?
Todas nuestras manos
pueden trabajar juntas
si las dejamos realmente volar.
Lo que haga falta. Cuando puedas.
Tranquilo. Te entiendo.
Todas esas palabras de oxígeno, ¿las recuerdas?
Pero tienes que ser permeable
¿de acuerdo?
Tenemos que dejar de decir "tenemos que".
Y entonces nuestra petición
no será escuchada.
Pero nos hará gracia.

viernes, 20 de marzo de 2015

OIKOS

Esto es el desgaste máximo.
Lo más antihumano.
Ser humano es ser
sin tener que ser más que humano.
Maravilla. No hay reembolsos.
Maravilla.
No a las venas que caen o suben.
No a mentir. No jugar a ganar.
Yo tengo esto,  ¿te gusta?, ¿no?, ¿por qué?  Hablemos.
Dime qué, pero no cuánto.
Un día, hace mucho,
en un tiempo mítico,
la economía era etimológica
y hablaba de la casa.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Me he sentado

Hoy mi hijo está enfermo. Su frente arde y yo solo puedo darle 3 ml de un ibuprofeno que le hace vomitar. Y ¿sabéis lo que he hecho?  Me he sentado. Me he sentado con su frente ardiendo sobre mí porque estoy cansada y él está cansado y probablemente lo único que él deseaba o necesitaba era eso: que yo me sentara.

Mi hijo tiene fiebre y se paraliza el mundo. Se hace pegajoso como el ibuprofeno. No pasa el tiempo, pero pasan las cosas. Las cosas que hay que hacer te atropellan. Vamos, vamos, vamos. Y tú estás en un ibuprofeno pringoso de terrible sabor sin poder te mover, con un niño enfermo en brazos pensando Dios, cómo le arde la frente, menos mal que mañana es fiesta, mira que como me ponga yo enferma, ay , creo que me duele la garganta, ahora quién lo cuidará, por qué se habrá puesto malo, es porque lo cuido mal...

Así que me he sentado. No sé nada más.

lunes, 2 de marzo de 2015

MÁS 24

No te conocía. Nadie
te había visto todavía. Entraste
unas horas tarde a mis brazos. Horas
que ya no recupero. Pero
quiero compensártelas con días. Aún recuerdo
que olía a mimosas en la puerta. No llegabas
hasta que la primavera no dijera "yo sí llego". Pasabas
de un lado a otro de mi cuerpo. Y ahí te vi,
el día después todo hecho bola. Y posibilidades. Eras
un desconocido para mí. Lo sigues siendo
ahora que ya sí te conozco. Un año
no siempre es suficiente, pero aún debo
enseñarte a decir "vaca" y "por favor". Aún debo
explicarte por qué el olor de las mimosas es el tuyo.  Como es tuya
toda la vida que cabe, que cupo
en la sábana arrugada que fue madre
esas tus primeras veinticuatro horas.

viernes, 13 de febrero de 2015

COMO UN CONCEJAL IMPUTADO

Puedes vivir rodeada
de viejos fantasmas que ignoran
de dónde o de qué te conocen
y que entre ellos mismos se evitan
como si nunca les hubieras visto llorar
por haber perdido los nervios.
Puedes pasar por su lado,
callarte que tú sí que sabes,
dejarles su espacio de plasma
y hacer limpieza de archivos mentales
como un concejal imputado.

jueves, 29 de enero de 2015

PERDERSE Y GANARSE

¿Será fácil ser árbol
o será tan complejo
como ser fruto?

¿A quién envidiaremos?
¿A la semilla que cayó al camino
o a la que se escondió en el surco?

¿De quién recordarás el nombre,  finalmente?
¿Del que se perdió entre los otros hecho grano
o de quien se hizo fuerte en un florero?