miércoles, 18 de marzo de 2015

Me he sentado

Hoy mi hijo está enfermo. Su frente arde y yo solo puedo darle 3 ml de un ibuprofeno que le hace vomitar. Y ¿sabéis lo que he hecho?  Me he sentado. Me he sentado con su frente ardiendo sobre mí porque estoy cansada y él está cansado y probablemente lo único que él deseaba o necesitaba era eso: que yo me sentara.

Mi hijo tiene fiebre y se paraliza el mundo. Se hace pegajoso como el ibuprofeno. No pasa el tiempo, pero pasan las cosas. Las cosas que hay que hacer te atropellan. Vamos, vamos, vamos. Y tú estás en un ibuprofeno pringoso de terrible sabor sin poder te mover, con un niño enfermo en brazos pensando Dios, cómo le arde la frente, menos mal que mañana es fiesta, mira que como me ponga yo enferma, ay , creo que me duele la garganta, ahora quién lo cuidará, por qué se habrá puesto malo, es porque lo cuido mal...

Así que me he sentado. No sé nada más.

No hay comentarios: