miércoles, 3 de junio de 2015

Audaz vacío

No pienso responder a la provocación:
"¿Qué vas a hacer con tu vida?",
dice una señora desconocida en mi corazón en expansión.
No pienso hacerla caso.
No es un desastre
echar los pies a la tierra sin zapatos.
No soy un desastre,  sé lo que digo.
Otra cosa es que a nadie le importe
que le cuente cómo sé lo que sé
o que mi ambición sea comer más limones,
amarillos frescos brillantes.
Que mi superpoder no sirva para nada en Wall Street.
O que  no me guste Wall Street.
Que haya elegido mal el bando
y me haya quedado con lo anónimo ilegible
en lugar de con el rataplán audaz vacío.

No hay comentarios: