domingo, 14 de junio de 2015

La mariposa en Japón

Voy a blindarme las vísceras
desde el cuello hasta la tibia
y así no escuchar lo que pasa
cuando hago lo que realmente quiero.
Confieso que es duro saber
que una decisión mía
bastará para arruinaros.