viernes, 13 de febrero de 2015

COMO UN CONCEJAL IMPUTADO

Puedes vivir rodeada
de viejos fantasmas que ignoran
de dónde o de qué te conocen
y que entre ellos mismos se evitan
como si nunca les hubieras visto llorar
por haber perdido los nervios.
Puedes pasar por su lado,
callarte que tú sí que sabes,
dejarles su espacio de plasma
y hacer limpieza de archivos mentales
como un concejal imputado.